Feijóo2018 succesion tour

Este artigo tamén está dispoñible en: Galego

No pudo quedarse quieto. Parecía que había aprendido pero como a los malos estudiantes le falta regularidad. A pesar de los avisos de la gente que «le queremos bien» sin que nos subvencionen por hacerlo, el pecho lobo que lleva dentro pudo más. Ya temos el «Feijóo2018 Succesion Tour» disparado. Después de abrir las aguas del mar sucesorio en la capital del Estado y lucir figura en el Foro como llevaba años sin hacer, allá va hacia la tierra prometida como un cruzado a la conquista del Jerusalén de las inversiones. En Israel no se acaban de creer la suerte que tienen: primero Donald Trump y ahora O Noso Alberto, un festival de liderato y a la puerta de casa.

Lanzar el «Feijóo2018 Succesion Tour» tan pronto no es inteligente, pero es humano. El olor a sangre que llega de Madrid lo envuelve todo de tal manera que es fácil pensar que estás en un episodio de Juego de Tronos y la sede de Génova del PP es King’s Landing.  Cuesta mantenerse quieto en la observancia Mariana. No es fácil recordar que el silencio es la mejor virtud del sucesor cuando todos los que llevan treinta años intentando matar al presidente te animan y aplauden como el hombre que matará a Liberty Rajoy. Pero ya que se mete, O Noso Alberto deberá de hacerlo evitando repetir los errores que le han costado las fotos con Marcial Dorado y cuatro años de silencio.

Ir a Madrid a decir que es una pérdida de tiempo hablar de la sucesión y que el presidente hará lo mejor para el partido la semana siguiente de que O Noso Mariano dijera que se quiere presentar es un error. Se da en Primero de Sucesiones: no se corrige al líder. Otra cosa, si el líder te confía cómo piensa escenificar su retirada, no se publica. ¿No ves que te lo ha contado para ver si sabías estar callado? Prueba no superada.

Ir a Madrid a decir que hay que recuperar los votos pero «no contra Ciudadanos» es fácil cuando gobiernas en Galicia y Ciudadanos no existe. Lo difícil es decirlo cuando gobiernas con ellos en Madrid y están todo el día metiéndote el dedo en el ojo. No se discute la estrategia de los compañeros de partido para problemas que tú no tienes; caes mal.

Si en Madrid te preguntan si estás dispuesto a dar el paso no te hagas el gallego cuando intentas suceder a un gallego que hace de gallego mejor que tú. No caigas en el tópico para turistas de decir que depende; aprende tus límites.

La oposición, que entra a todos los trapos como un toro de pipas Facundo, ya se ha lanzado a condenar el viaje de O Noso Alberto por tierras de Israel. Lejos de festejar el hermanamiento de estas dos superpotencias del I+D+i mundial le critican que haya escogido un Estado tan polémico o qué se le ha perdido allí. A mi, al contrario, me parece que esta elección es lo mejor del arranque del «Feijóo2018 Succesion Tour». No hay metáfora más poderosa que la de Moisés guiando al pueblo hasta la tierra prometida por Yhavé a Abraham, igual que O Noso Alberto nos guía para conseguir la sucesión que le había prometido… o no O Noso Mariano.

Este artigo tamén está dispoñible en: Galego

cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail